© 2019 UniversoMLM

La obsesión por el trabajo ¿sinónimo de éxito?

Existe la premisa de que ser un adicto al trabajo es sinónimo de éxito, pero ¿qué tal si hemos estado equivocados? ¿Si todas esas horas extras solo son un indicativo de fracaso?

1
2
la-obsesion-por-el-trabajo-sinonimo-de-exito-1617663631

La autoflagelación es una práctica casi tan antigua como la fe. En el medioevo y aún hoy, infringirse dolor uno mismo está estrechamente vinculado a la perfección y al fortalecimiento del espíritu. Esta práctica se ha vuelto común en los trabajadores o aquellos llamados workaholic. Los adictos al trabajo abundan desde hace muchos años.

Aunque para muchos la cualidad de dejarse la piel en el trabajo es un sinónimo de éxito y de persona intachable, altamente comprometida con el éxito; las evidencias demuestran lo contrario.

La épica del trabajo duro es la excusa perfecta para justificar errores e incumplir objetivos.  tras realizar un esfuerzo sobrehumano no se obtiene un buen resultado, es indicativo de un fallo de base garrafal. La épica del trabajo duro disfraza al fracasado de héroe y sirve de justificación para los sacrificios del exitoso.

¿Cómo es esto posible? Las Ciencias Médicas y la Psicología han demostrado que es una adicción, y, por tanto, tiene consecuencias desastrosas para la salud del adicto al trabajo y para su entorno general.

La adicción al trabajo se enmascara bajo la apariencia de responsabilidad, dedicación al trabajo, y sacrificio de la vida personal. 

Características de un adicto al trabajo

Los obsesos por el trabajo, según el perfil psico-social, presentan:

  • Negación de la situación
  • Manipulación de la información
  • Comunicación interpersonal deficiente
  • Alta necesidad de control
  • Alto compromiso con la organización
  • Trabajo extra (se lleva trabajo a casa, trabaja los fines de semana, trabaja durante sus vacaciones, trabaja estando enfermo)
  • Sus hábitos laborales exceden siempre lo prescrito
  • Bajo rendimiento laboral a medio/largo plazo
  • Desarrollo de tareas innecesarias para justificar su exceso de trabajo
  • Problemas de salud
  • Problemas extra-laborales (baja calidad relaciones extra-laborales e insatisfacción fuera del trabajo)

Cabe preguntarse entonces, ¿una persona exitosa realmente necesita horas extras para triunfar? O sencillamente, ¿los workaholic son fracasados laborales solapados?

Fracasados adictos al trabajo o exitosos sacrificados

Impulsividad: los adictos al trabajo, en general, son personas que se lanzan a realizar determinadas tareas sin antes analizar la situación. O sea, invierten largar horas en una mala idea, pierden el tiempo y obtienen muy pocos o ningún resultado.

De la misma forma, son incapaces, la mayoría, de centrarse en una idea concreta e incluso plantearse un plan de trabajo o una meta. Otros se enorgullecen de ser extremadamente focalizados, ignorando que la atención humana tiene límites. La capacidad de concentración es una cualidad positiva, pero la obsesión es un trastorno y estos, casi nunca, resultan en algo bueno.

Persistencia:  la constancia es digna de admiración, pero, es un arma de doble filo. Cuando el coste de la tarea acaba siendo mayor que el beneficio del resultado, estamos confundiendo persistencia con obstinación. A veces resulta más provechoso detenerse a pensar que continuar obcecado con una idea.

Fracaso en el liderazgo

Muchos líderes y directivos creen que educar con el ejemplo se trata de llegar primero e irse último. Pero, liderar no se trata de exceder las horas de servicio o llevarse el trabajo a casa. El exceso de trabajo es dañino, incluso, para la salud física.

No todo es urgente; es imperante saber distinguir entre una tarea que es imperativa y otra que se puede postergar. Pues intentar dejarse la piel en el trabajo y trabajar a deshora, implica desgaste físico y mental. Nadie que exceda sus límites laborales y sea adicto al trabajo, puede pensar con claridad.

La organización es una pieza importante en el desarrollo profesional. En numerosas ocasiones, estos adictos al trabajo, en realidad son personas desorganizadas. Cuando eres incapaz de plantearte un orden, una serie de tareas organizadas según las prioridades, o incluso, de establecerte horarios; lo más probable es que debas añadir horas extras a tus labores.

Aun así, el problema no solo radica en los workholic, sino en el espacio que ocupan. Un compulsivo por definición abarca más y más funciones, se convierte en irremplazable y el día que todo explote hará un gran agujero en la organización.

El trabajo en exceso es sinónimo no de éxito, sino de procrastinación. La mayoría de las ocasiones las tareas se acumulan porque se imponen excusas sórdidas. La adicción al trabajo, la autoflagelación laboral, no es un camino a la perfección o a un estado de gracia, sino a la destrucción. Y esta, a su vez, resulta en una onda expansiva que puede acabar, incluso con la familia.

¿Qué te ha parecido el artículo?

Me gustalike
2
Me encantalove
Me diviertehaha
Me asombrawow
Me entristecesad
Me enojaangry

1 Comentario

Síguenos en las Redes Sociales

También podría interesarte

Formación: ¿Por qué no crece mi negocio multinivel? La pregunta que desvela a los networkers

¿Por qué no crece mi negocio multinivel? La pregunta que desvela a los networkers

Uno de los mayores desafíos de los emprendedores en el MLM es atraer nuevos prospectos y clientes.
Formación: 7 estrategias ganadoras para los emprendedores novatos

7 estrategias ganadoras para los emprendedores novatos

Dirigir un negocio es muy parecido a criar a un niño. Pones tu corazón y tu alma en ello, esperando ver el éxito y la felicidad en el otro extremo. Por cada triunfo y cada derrota, te lo tomas como algo personal.