UniversoMLM, La voz digital del networker UniversoMLM, La voz digital del networker

Una “estafa” que no fue estafa, el caso Merlim Network

una-estafa-que-no-fue-estafa-el-caso-merlim-network
Angelica Grande
RedactorAngelica Grande

Una de las frases más conocidas del escritor y periodista español Ramón Pérez de Ayala dice así: “Cuando la estafa es grande, ya toma un nombre decente”, sin embargo, hay que tener mucho cuidado al momento de escoger qué nombre se les otorga a estos eventos que tienen trascendencia en el imaginario popular, recordando que la comunicación brinda el poder de implantar ideas en la sociedad.

“Las víctimas que se estafaron a sí mismas”

Hace casi un año, varios medios publicaron la noticia -incluso algunos anunciando la primicia- de la supuesta “estafa” que Merlim Network había realizado en contra de cientos de ciudadanos colombianos, esto generó la inconformidad de muchas personas que se dejaron llevar por las publicaciones sensacionalistas de varios periodistas, que en su delirio de grandeza, se creyeron jueces y comenzaron a apuntar indiscriminadamente en una sola dirección, arremetiendo contra Merlim Network con la fuerza y negligencia, que sólo un mediocre puede ejercer.

Las personas clamaban prisión para los supuestos estafadores, la verdad clamaba investigación, porque juzgar y pedir la cabeza de alguien, es una forma muy conocida de obviar el fallo propio; la realidad era sencilla: estas personas que se declaraban a sí mismas como “víctimas”, si lo eran, pero de su propia avaricia, la cual hizo que cometieran graves errores contra ellos mismos, descuidando su patrimonio personal, por el sueño de enriquecerse sin esfuerzo alguno.

“Víctimas” que arremetían contra una empresa, sólo por el hecho de no tener a quién más reclamar su negligencia, pedían hasta incinerar el edificio de una empresa, que ni siquiera era la propietaria del nombre que habían usado estafadores reales para embaucarlos. La ignorancia llevada al clamor popular, la avaricia convertida en prejuicio, la vergüenza tornada en venganza, factores vitales para inventar un villano en esta historia, de la cual nadie tenía absolutamente ninguna prueba de que hubiera existido estafa alguna, al menos no por parte de, a quienes ellos acusaban.

Merlim Network es una plataforma de comercialización de productos digitales en formato multinivel, la cual salió de Colombia en enero de 2017, porque encontraron entre otras cosas, que este territorio estaba contaminado de estafadores profesionales, que primero perjudicaron económicamente a aquella empresa, y además entorpecían el ejercicio legal de la misma en esa nación. Era un caldo de cultivo para las irregularidades, por esta razón, Merlim Network dejó el territorio colombiano y acto seguido, prohibió el ingreso a su página web desde ese país.

una-estafa-que-no-fue-estafa-el-caso-merlim-network-3.jpg

Sin embargo, estas personas que buscaban lucrar desmedidamente, utilizaron ilegalmente el nombre de esta empresa para embaucar a aquellos ingenuos, que creían en promesas de dinero fácil. El emprendedor sabe que no existe la remuneración sin interacción humana, esfuerzo y dedicación. El iluso (y un tanto avaro) cree que puede obtener réditos, sólo entregando dinero y sin tener ningún tipo de respaldo. 

una-estafa-que-no-fue-estafa-el-caso-merlim-network-2.jpg

Eso exactamente es lo que pasó con las “víctimas” de Merlim Network, que sólo fueron los damnificados de su propio error; entregaron grandes cantidades de dinero a personas naturales, sin pedir facturas, comprobantes, contrato o alguna documentación, muchos de ellos incluso sin saber de qué forma recuperarían su mal llamada “inversión”. Les dijeron: “este dinero ingresará a Merlim Network”, así como yo les puedo decir que este artículo es escrito por el mismísimo Papa Francisco, ¿ustedes creerían mi palabra, sin dejar que la curiosidad investigativa del sentido común actúe?, pues en este caso en particular, la gente creyó un cuento, que no pasó de ser eso, sólo un cuento.

La realidad es que Merlim Network no operaba en Colombia, no era una Plataforma de inversión y definitivamente no pagaba por sólo jugar o no hacer nada en lo absoluto, aunque las “víctimas” proclamen, que su ilusa verdad, es la verdad absoluta.

La ignorancia no cambia hechos, no convierte una mentira en realidad y no convierte al avaro en víctima.

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de UniversoMLM.

¿Te ha gustado el artículo?

Agradece a Angelica Grande con

FuenteOpinion