© 2019 UniversoMLM

Distribuidores de Herbalife se manifiestan frente al Capitolio en Sacramento

0
1576
herbalife-capitolio
Distribuidores de la empresa Hebalife, se manifestaron en el Capitolio estatal de Sacramento (Estados Unidos) el pasado miércoles, mostrando su malestar con la situación por la que atraviesa la compañía.

Los manifestantes solicitaban que los legisladores dejen de presionar a la compañía y se mantengan al margen del enfrentamiento con Bill Ackman.

Como actos de protesta realizaron ejercicios de calistenia en las escaleras exteriores del edificio y ofrecieron muestras de productos en las cercanías a la cafetería, vistiendo todos los presentes con las camisetas verdes, símbolo de la compañía de network marketing.

"Estamos trayendo nuestras historias personales, experiencia, pasión con Herbalife al el Capitolio", dijo Leila Jelloule, un distribuidor de Herbalife de Culver City. "Estamos poniendo una cara al nombre."

Las acciones de Herbalife han caído un 51% durante 2014, debido al enfrentamiento que mantiene con la Administradora de fondos de cobertura de Bill Ackman, inversor activista que apostó más de mil millones de dólares en Wall Street a la baja de las acciones.

¿Qué te ha parecido el artículo?

Me gustalike
Me encantalove
Me diviertehaha
Me asombrawow
Me entristecesad
Me enojaangry

0 Comentario

Síguenos en las Redes Sociales

También podría interesarte

Formación: 5 tips para mantener el ritmo de crecimiento y creatividad de tu negocio

5 tips para mantener el ritmo de crecimiento y creatividad de tu negocio

Utiliza estas 5 directrices para refrescar tus ideas y darle mayor vitalidad al desarrollo de tu emprendimiento.
Formación: Confianza y comunicación: la base del éxito en el negocio de la venta directa

Confianza y comunicación: la base del éxito en el negocio de la venta directa

Lo que se encuentra en la base del éxito y el fracaso en las ventas directas, no es la marca, la promoción o el plan de compensación. Ni siquiera está en que seas un buen o mal ejecutivo de campo. El secreto está en la c