UniversoMLM, La voz digital del networker UniversoMLM, La voz digital del networker

Dropshipping, un negocio en auge que debes analizar con mucho cuidado

gran-listado-de-proveedores-dropshipping-en-espana-para-vender-sin-stock-1918
Alain Herrera
RedactorAlain Herrera

Cuando empecé este camino nunca soñé con llegar al punto de poder hacer todo lo que siempre he deseado. Unos pocos, entre los que me incluyo, hemos venido a este mundo para cambiar las cosas, y mi forma de hacerlo es compartir conocimiento a través de las redes sociales (...) Yo te enseñaré cómo crear una tienda 'online' que genere un beneficio de cien dólares el primer día. Dicen que solo tenemos una oportunidad para cambiar el resto de nuestras vidas, y ahora está en tus manos hacerlo".

Este párrafo no sale de un oscuro libro de autoayuda, sino de Bruno Sanders, uno de los gurús con más tirón entre los jóvenes emprendedores. A sus 21 años, Sanders dice que factura más de 10.000 euros mensuales a través de sus tiendas 'online', gracias a un nuevo modelo de negocio: el 'dropshipping'.

'Dropshipping' suena a nuevo, pero se parece mucho a la labor de un comisionista. La gran ventaja del sistema es que el vendedor no tiene stock, sino que envía su producto directamente desde el fabricante. Pongamos un ejemplo: tomamos una fregona de Aliexpress que cuesta 10 euros y la vendemos en nuestra tienda 'online' por 15. Ya con el dinero en el bolsillo, compramos por 10 euros la fregona y ponemos la dirección de envío del cliente en Aliexpress, de modo que hemos ganado cinco euros y no hemos tenido que embalar ni enviar el producto. De las fábricas de China va directamente a las manos del cliente.

La generación Z, los hermanos pequeños de los millennials, están descubriendo el mundo de los negocios. Y también el de los vendedores de humo

Cada día, Sanders y otros gurús veinteañeros como Rafel Mayol o Josef Brocki dirigen mensajes a sus seguidores de Instagram que hablan de grandes rentabilidades con poco esfuerzo. De automatización del beneficio. A veces recurren a coches de lujo alquilados y otras a testimonios de jóvenes que se han hecho de oro siguiendo sus pasos. El objetivo es siempre el mismo: que compren sus cursos 'online', que oscilan entre 600 y 1.000 euros, donde supuestamente se recogen una serie de trucos indispensables para el éxito en el 'dropshipping'.

Aitor tiene 21 años y es de Ponferrada. El año pasado convenció a sus padres para que le pagasen uno de estos cursos. "Me prometieron que facturaría el coste del curso en mi primer día como vendedor y los creí, pensé que no había riesgo alguno y que devolvería el dinero la primera semana", dice a este periódico. Por los 1.000 euros que pagó, el leonés obtuvo un archivo comprimido con varios vídeos explicativos y el acceso a unas tutorías que tienen lugar los viernes por la tarde.

"El primer día solo vendí 60 euros, pero no me vine abajo, porque vi que otros compañeros de curso estaban facturando diez mil dólares al mes, así que me puse a trabajar como un loco", afirma el joven. Poco después, cuando revisó la documentación, Aitor empezó a preocuparse: "Vi que el curso era demasiado básico, explicaba una serie de cosas que, si bien son ciertas, son para personas que no saben nada en absoluto, no solo de 'dropshipping', sino de la vida. Son contenidos que están gratis por internet, me sentí estafado y triste por pedirles esos 1.000 euros de mis padres", dice.

Lo que Aitor aún no había descubierto todavía es que el mundo de los negocios es algo serio. "Nadie nos dijo que teníamos que hacernos autónomos o cómo declarar nuestro negocio. Tampoco nos hablaron nunca de detalles como la garantía al consumidor, que teníamos que proporcionarla o tramitarla nosotros, como vendedor, aunque ni hubiéramos visto físicamente el producto". La Unión Europea establece una garantía mínima de dos años en la compra de cualquier producto y de 14 días para obtener un reembolso, pero nadie había avisado a Aitor de esto, de modo que un abogado le aconsejó que, para evitar complicaciones, devolviese el dinero y se quedase con los productos defectuosos, la mayoría de escaso valor. "Y fui llenando la casa de mis padres de abrebotellas, bolas de estrés y bufandas baratas, todas horribles". El joven emprendedor reconoce que muchas de estas devoluciones se generaban por la falsa expectativa que él mismo creaba: "Yo vendía bufandas por 20 euros que en Aliexpress estaban por 5, porque así es como me explicaron que tenía que obtener mis márgenes", dice el joven, "pero claro, al final el consumidor esperaba una bufanda de 20 euros y recibía una que les había costado a los chinos un euro en fábrica, si no menos. Una mierda, vamos, no se podían ni lavar".

Mientras Aitor acumulaba un stock que siempre había querido evitar, su cuenta de resultados sangraba por otro costado. "En el curso se hace mucho hincapié en el manejo de los anuncios de Facebook, porque son clave para las ventas, pero no se explicó en profundidad cuánto de importantes son. Básicamente cada venta implica una inversión en publicidad, si no metes dinero, no vendes nada", afirma. "Juegan a la compra impulsiva, a que alguien vea un anuncio y cierre la compra, por eso cuando los anuncios no están en rotación no vendes nada". Finalmente el leonés se vio atrapado entre los márgenes de beneficio, la inversión publicitaria y una avalancha de devoluciones que han tenido que pagar sus padres mediante un crédito de consumo.

Un 40% de devoluciones

"Con el 'dropshipping' se puede ganar dinero en un momento muy concreto, pero no a medio o largo plazo", explica desde Miami Rowland Saer, un especialista en e-commerce con amplia experiencia en 'dropshipping'. "El modelo implica renunciar a tu marca. Vendes lo de otros, con su logotipo, y tú desapareces, solo cobras una comisión. No existes, no tienes ningún valor porque tus clientes son de otro. Esto implica que tienes que colocar tu tienda, que no produce nada, por delante de la del fabricante en Google, porque es tu única opción: si ven antes la web del fabricante, que vende más barato, no te comprará nadie", advierte. "Así que hay que invertir cantidades muy importantes en anuncios de Facebook. ¿Cuánto? Yo diría que para una ciudad como Madrid en torno a 1.500 o 2.000 euros mensuales. Y aún así hay muchas trampas: en mi agencia gestionamos grandes tiendas en 'dropshipping', que invierten en torno a 40.000 euros al mes en publicidad 'online', y consiguen facturar en torno a 100.000 euros. El beneficio después de impuestos es pequeño".

imagen-sin-titulo.jpg

Lidia, una cordobesa de 19 años, acaba de empezar Empresariales. Supo del 'dropshipping' por uno de sus 'youtubers' preferidos y se interesó por su funcionamiento. En menos de cuatro meses ya había montado una tienda 'online' de juguetes sexuales para mujeres, pero era un mar de dudas: "Ahora sé que debí preguntárselas a mis profesores, pero lo que hice fue pagar 100 euros por una consultoría con uno de estos gurús", explica. La sesión le sirvió para avanzar, pero pronto se encontró en otra disyuntiva. Y después en otra, y otra, y otra... "Al final acabé pagando 10 o 15 consultorías con el dinero de mi familia. Con algunas cosas me ayudaron, pero otras las considero trucos sucios y no los quise aplicar, como el de llamar por teléfono a los clientes que hubieran empezado a llenar su carrito de la compra pero no hubiera llegado a ejecutar el pago".

Lidia también se enfrentó a las temidas devoluciones, en su caso cerca del 40% de las ventas, y se vio obligada a llenar el trastero de sus padres con penes de goma y bolas chinas. Como Aitor, la estudiante también gastó miles de euros en anuncios antes de que un profesor le parase los pies: "Me explicó que estaba infringiendo la Ley de Protección de Datos, porque yo usaba los datos del comprador para rellenar los datos de envío del fabricante. Sobre esto pregunté a gurús, pero me dijeron que no pasaba nada, que era algo que se hacía en todo el sector". De nuevo centrada en su carrera, ahora Lidia mira el móvil con miedo, a la espera de una llamada de Hacienda: "En la gestoría creen que las facturas de Aliexpress no son correctas en la forma y que si Hacienda se da cuenta, tendré problemas. Espero que no se fijen, ¡que solo soy una estudiante con deudas!", zanja Lidia con voz afectada.

Un negocio en auge

Es difícil saber cuánto dinero han hecho gurús como Sanders, Brocki o Mayol con estos cursos. Ninguno tiene mercantiles a su nombre ni una sola prueba de las facturaciones estratosféricas que proclaman. Tampoco han respondido a este periódico. Sí ha escrito a este periódico la escuela de negocios ESADE, cuya marca utiliza Mayol en sus vídeos, para informar de que el gurú emplea su logo sin permiso y que no es profesor de la institución. Para Aitor, que se encuentra explorando otras vías de negocio, todo lo vivido no ha sido más que una enorme cortina de humo: "En mi curso el gurú siempre nos ponía de ejemplo a Tuperromola, una tienda de complementos para mascotas que lo estaba petando y la creó uno de los alumnos. Nos decían que facturaba decenas de miles de euros, que iba a ser la primera de su sector... y desapareció de un día para otro. Por exceso de negocio, sería", sentencia el leonés.

Para terminar, recurramos a la experiencia.Rafa Bordes es un emprendedor que, a base de gestionar varias tiendas en 'dropshipping', ha topado con los límites: "Hay mucha gente que no conoce internet y piensa que con crear una tiendecita se va a poner a vender automáticamente. En este caso el 'dropshipping' parece una buena opción, porque no gastas nada en stock y, en teoría, todo van a ser beneficios, pero la realidad es que casi nadie vive del 'dropshipping', sirve más como una prueba de mercado para ver si un producto tiene demanda. La fórmula de comprar al por mayor y vender a tus clientes sigue siendo mucho más efectiva".

Continúa Bordes: "Para ganar dinero con este sistema, tienes que conocer muy bien el mercado, adaptarte rápido y tener suerte. Pero esto no es problema para estos jóvenes gurús, porque su modelo no es el 'dropshipping', sino vender cursos sobre 'dropshipping'", explica. "¿A quién se le ocurriría compartir sus trucos para facturar un millón de euros al mes? En vez de contratar a 200 personas para escalar mi negocio y hacerme multimillonario, vendo mis trucos por mil euros para que todos compitan conmigo. Y encima tratando de vivir a costa de los chinos, que ni entienden de garantías, horarios o condiciones laborales. Todos estos no son más que vendehúmos".

¿Te ha gustado el artículo?

Agradece a Alain Herrera con

FuenteEl confidencial