UniversoMLM, La voz digital del networker UniversoMLM, La voz digital del networker

Robustece tu liderazgo expresando las emociones con inteligencia emocional

liderazgo-con-inteligencia-emocional
Foto: morningfuture.com
Isván M. Cano Hidalgo
RedactorIsván M. Cano

Todas las emociones pueden canalizarse de una forma tal que proyecten liderazgo. No se trata sólo de ser sincero y decir todo lo que sientes, tal como lo sientes. Sin importar qué emociones estés experimentando, la inteligencia emocional te ayudará a crear un ambiente de trabajo agradable y crecer profesionalmente.

Pero, ¿qué es la inteligencia emocional? En pocas palabras, es la capacidad de identificar y administrar tus propias emociones y las emociones de los demás.

Según la revista de divulgación psicológica Psychology Today, la inteligencia emocional es absolutamente esencial para formar, desarrollar y mantener relaciones personales cercanas.Saber formar relaciones cercanas es esencial no sólo para tu vida personal sino también profesional.

Aprende a expresar estas cinco emociones que comúnmente se experimentan en un entorno laboral.

Vulnerabilidad

Hay una línea muy delgada entre compartir tus inseguridades y debilitar la confianza de tu equipo en tu liderazgo. Así es que debes saber de qué forma expresar tus debilidades.

Por ejemplo, supongamos que no se te facilita hablar en público. Si le cuentas a un colega que has decidido tomar una capacitación para mejorar esa habilidad, él verá tu deseo de ser mejor. Va a apreciar tu honestidad e inclusive vas a motivarlo para también fortalecer sus puntos débiles. Pero si te paras frente a una audiencia y les dices que no te sientes cómodo hablando en público, tú mismo estás saboteando tu imagen.

Empatía

Mostrar empatía te acerca a las personas. Pero si te excedes, podría causar un efecto contraproducente. Debilitará tu habilidad para liderar.

Si algún miembro de tu equipo está pasando por una crisis o tiene un problema, habla en privado con él. Conéctalo con algún consejero o con el apoyo que el área de Recursos Humanos de tu empresa puede ofrecerle.

Muéstrate dispuesto a escucharlo y hablar cuando lo necesite. Pero si sus hábitos destructivos continúan y no acepta la ayuda para encontrar soluciones, considera alguna medida de disciplina en el trabajo.

Una cosa es empatizar con las dificultades que atraviesa alguno de los miembros de tu equipo y otra muy distinta es comprometer tu liderazgo al permitir que se desarrolle un ambiente de trabajo tóxico, a causa de esa persona.

Alegría

Es muy común que las compañías se esmeren por crear un ambiente de trabajo feliz. Promueven experiencias divertidas y actividades recreativas en el horario de trabajo.

El problema es cuando las emociones saltan a la efusividad. Entonces cuesta mucho trabajo que todos vuelvan a enfocarse en su trabajo. Puede ser un distractor para quienes tienen muchas tareas por terminar.

Una mejor manera de expresar alegría en el trabajo es hablar acerca del entusiasmo que sientes por el trabajo que estás haciendo con tu equipo. Enfatiza lo agradable que es realizar un trabajo colaborativo.

Esa alegría sí es contagiosa. Inyecta a los demás un sentido de propósito, dedicación y satisfacción. No se trata de hacerlos sentir en un ambiente de fiesta todo el tiempo.

Enojo

El enojo despierta por frustración, ansiedad y conflicto. Pero gritar o insultar nunca es la respuesta correcta. Antes de reaccionar, toma distancia de la situación y pregúntate si de verdad justifica estos sentimientos negativos. Si descubres que no, intenta dejarlos ir.

Busca palabras para confrontar a la persona responsable de la situación. Hazlo de manera asertiva, no agresiva. Evita palabras acusatorias. Enfócate en la solución en vez del problema. Es totalmente válido enojarte en el trabajo. Pero descargar tu enojo sin control nunca ayuda.

Miedo

Está relacionado con las situaciones interpersonales incómodas. Puede ser que sientas miedo de preguntarle a tu jefe si podría darte ese aumento. O de presionar a un cliente para cerrar un trato o pedirle el pago pendiente. Entonces prefieres no tocar el asunto.

La mejor solución es reconocer que la situación te hace sentir incómodo. Pero también mantener en mente que hay más cosas dentro de la situación que merecen tu atención, como todo lo que está a tu favor.

Si tu miedo viene de enfrentarte a una persona que está por encima de ti en rango, recuerda que ese título o cargo no definen el liderazgo. Entre más confianza muestres al hablar frente a esa autoridad, más habilidad de liderazgo vas a proyectar (aunque por dentro te mueras de nervios).

La inteligencia emocional se trata de tomar control de tus emociones de forma que estén al servicio de tu liderazgo (y no tú al servicio de ellas). No intentes suprimir tus emociones. Toma una pausa y halla la mejor forma de comunicarlas.

¿Te ha gustado el artículo?

Agradece a Isván M. Cano Hidalgo con

FuenteBlog de Jürgen Klarić