¿La Volatilidad es un virus, burbuja u otra cosa? Así lo cuentan expertos en la materia

volatilidad-virus-burbuja-u-otra-cosa
Redacción UMLM
RedactorUMLM

A comienzos de febrero se hizo notable el Flash Crash sufrido por los mercados. En los últimos 25 años solo han habido tres fases en las que el índice S&P 500 se haya movido con tanta rapidez en tan poco tiempo. Movimientos similares en dicho período han coincidido con acontecimientos genuinos como la crisis asiática, el reventón de la burbuja tecnológica y la crisis financiera global. No obstante, este último flash crash es diferente ya que se ha producido en ausencia de noticias. ¿Qué es lo que está pasando?

El virus de la volatilidad

Hace tres décadas, solo una pequeña minoría de los comentaristas e inversores profesionales hablaban de la volatilidad (el propio índice VIX se lanzó en 1993). Sin embargo, hoy en día, los marcos basados en la volatilidad son omnipresentes.

La obsesión por la volatilidad se ha extendido a todos los segmentos de la industria de la gestión de inversiones. Los gestores de riesgo basan sus procesos en torno a la volatilidad, los inversores institucionales desean objetivos de volatilidad, y tanto el sector privado como los reguladores emplean la volatilidad como lente a través de la cual perciben el mundo.

El comportamiento de los inversores muestra una correlación creciente. 

Cada vez son más las personas que se comportan exactamente del mismo modo. Este argumento lo planteó John Authers en su libro The Fearful Rise of Markets y también lo sugirió Andrew Lo en su hipótesis del mercado adaptativo.

La correlación de creencias y comportamiento es una de las explicaciones más convincentes de por qué los precios de los activos suelen moverse en mayor medida de lo que justifican los cambios en sus fundamentales subyacentes. 

La explicación intuitiva es relativamente sencilla: si los inversores son distintos y tienen diferentes objetivos, preferencias y creencias sobre el futuro, existe una mayor probabilidad de negociación ordenada: los compradores encontrarán vendedores con facilidad, y viceversa. Pero si el comportamiento está correlacionado y todo el mundo intenta moverse en una misma dirección, harán falta mayores movimientos de los precios para que el mercado encuentre un nuevo equilibrio. El comportamiento correlacionado exacerba los movimientos de las cotizaciones.

La medición y las enormes cantidades de datos conducen a la seudociencia y al exceso de confianza

La tecnología ha jugado un papel importante como portador de este virus ya que crea un incentivo para cuantificar, y ese es el atractivo fundamental de una medida de riesgo estadística basada en los precios. Tenemos enormes cantidades de datos, podemos comparar todas las carteras, y aplicar una capacidad de computación ilimitada. Así, no sorprende que el virus de la volatilidad se haya propagado hasta infectar todos los segmentos de los mercados de inversión, convirtiéndose en un fenómeno global. La tecnología amplifica nuestra programación innata: podemos copiar y compararnos con el resto del mundo. 

Volatilidad no equivale a riesgo

La volatilidad es una medida de las fluctuaciones de valor en el corto plazo, mientras que el único riesgo verdadero a largo plazo es el de pérdida permanente de capital. En la mayoría de los casos, la volatilidad es una mala aproximación de dicha pérdida irrevocable, y por consiguiente, una medida deficiente del riesgo.

Sin duda alguna, nadie debería medir el riesgo con cifras de volatilidad basadas en precios diarios y periodos de muestra móviles de tres meses -como el famoso índice VIX-, a excepción de los traders apalancados que operan en base a dicho indicador. Los inversores no deberían tener horizontes temporales de un día, y tres meses es un periodo de muestra falaz para cualquiera que tenga un horizonte de inversión de tres a cinco años. La mayoría de los inversores deberían pensar como mínimo en términos de cinco años, si no décadas. A nivel fundamental, el riesgo no es una cifra (o al menos, no solo eso).

¿Es esto una burbuja?

En cierta medida lo es. Podría explicar, en parte, por qué las tasas de liquidez son tan bajas a nivel global. La liquidez tiene cero volatilidad nominal, pero también una pérdida real casi garantizada en todo el universo desarrollado. ¿Puede ser seguro un activo si no tiene volatilidad pero siempre pierde dinero? Puede serlo en un modelo VaR. El último flash crash podría revelar el tamaño de esta burbuja. 

Sin embargo podemos estar asistiendo a algo más pernicioso. La inestabilidad endógena está aumentando, y la volatilidad juega un papel crucial a este respecto. La volatilidad tiene propiedades similares a las de un virus: comenzó en el ámbito de un pequeño grupo especializado de analistas cuantitativos, y se ha extendido hasta infectar a todo el mundo. Se propaga porque podemos comparar la variabilidad de diversos fondos y medirla de forma objetiva. Y tal como me indican a menudo, ¿cuál es la alternativa?

La tecnología no está limitando los sesgos conductuales, sino amplificándolos. Los altibajos de los mercados siembre han obedecido a la miopía, que explica por qué los mercados tienden al alza -con frecuencia a un ritmo exponencial- y por qué se descalabran. La observación más afianzada del behavioural finance (finanzas conductuales) es lo que en la jerga se conoce como «aversión miópica a la pérdida», algo que los participantes del mercado perspicaces han observado desde siempre: que el ser humano tiene una propensión muy fuerte a sacrificar rentabilidades a largo plazo para evitar el dolor de la pérdida a corto.

¿Te ha gustado el artículo?

Agradece a Redacción UMLM con

Fuentefinanzas.com