Logo UniversoMLM

UniversoMLM

Noticias MLM

Volver

Los bancos centrales no piensan usar Bitcoin, pero sí su tecnología

Lael Brainard, responsable de Nuevas Tecnologías de la Reserva Federal

Umlm|Los programadores que crearon Bitcoin se identifican con la ideología libertaria y sienten una profunda desconfianza hacia los bancos centrales y las monedas nacionales que estos emiten.

Sin embargo, es precisamente en los bancos centrales donde se han aplicado las medidas más ambiciosas para intentar aprovechar la tecnología que introdujo Bitcoin.

Los funcionarios de los bancos centrales no desean que sus instituciones tengan o utilicen bitcoin. Más bien, esperan aplicar el método descentralizado de contabilidad que introdujo la empresa, conocido como cadena de bloques o libro de contabilidad distribuido, para completar y registrar operaciones en la economía real con más eficiencia, rapidez y transparencia.

 

Las posibilidades del BlockChain para los bancos

Los bancos centrales que han actuado con más entusiasmo, entre los que se cuentan el Banco de Inglaterra y el Banco Popular de China, desean emitir sus monedas nacionales en algún tipo de libro de contabilidad distribuido, nombre acuñado a partir del concepto de varias partes que llevan registros de manera simultánea.

Las cadenas de bloques permiten que varios usuarios manejen una hoja de cálculo compartida que utiliza criptografía y los llamados mecanismos de consenso, los cuales ofrecen un medio para convenir en la hora cuando ocurre cada operación.

A los bancos centrales les interesa esta tecnología porque les permitiría rastrear cada libra o renminbi paso a paso a través del sistema financiero en tiempo real, lo cual es imposible actualmente. El objetivo es lograr que el sistema financiero sea más transparente, rápido, eficiente y seguro.

Si los bancos centrales lo consiguen, sería uno de los giros más importantes e inesperados en la nueva tecnología: un invento que pretendía destronar a los bancos centrales y hacer más difícil rastrear el dinero podría terminar por fortalecer a esos bancos centrales y hacer más fácil el rastreo del dinero.

 

Convencidos de su utilidad

El Banco de Inglaterra ha compartido varios artículos de investigación sobre el tema. Uno de ellos sugiere que los beneficios económicos de emitir moneda digital a partir de un libro de contabilidad distribuido podría significar un aumento de hasta tres por ciento en la producción económica de un país, gracias a la eficiencia que podría ofrecer.

Un gobernador adjunto del Banco Popular de China, Fan Yifei, escribió para Bloomberg View que “las condiciones son propicias para las monedas digitales, que pueden reducir los costos de operación, mejorar la eficiencia y hacer posible una amplia gama de aplicaciones nuevas”.

Por su parte, en un discurso dirigido el viernes, la gobernadora de la Reserva Federal que supervisa las nuevas tecnologías, Lael Brainard, declaró que esta tecnología podría transformar varios aspectos del sistema financiero.

“Estamos analizando con detenimiento la tecnología de libro de contabilidad distribuido, o cadena de bloques, pues reconocemos que podría representar el avance más significativo en muchos años en las áreas de pagos, compensación y liquidación”, afirmó Brainard.

 

Otras opiniones no tan afines y experimentos

Sin embargo, hasta los funcionarios más entusiasmados con estos experimentos calculan que se requerirán varios años para que cualquier banco central emita su propia moneda a través de un libro de contabilidad distribuido en directo.

Algunos críticos opinan que se ha hablado mucho del interés público en la cadena de bloques pero que esos diálogos no tienen sustancia, y que es una estrategia simple para que los gobernadores conservadores de los bancos centrales parezcan modernos y relevantes.

David Andolfatto, investigador del Banco de la Reserva Federal en St. Louis, Misuri, señaló que a muchos bancos centrales que trabajan en la tecnología de cadena de bloques les convendría dedicar su tiempo y energía a actualizar el software actual que mantiene el sistema financiero.

“Si pudieras tomar una fotografía de las instalaciones existentes, se verían un poco mal”, explicó Andolfatto. “Pero una cadena de bloques no tiene ningún poder mágico para resolver este problema”.
Sin embargo, otros investigadores y funcionarios, incluso dentro de la Reserva Federal, han mostrado más optimismo con respecto a esta tecnología.

Una semana antes de que Brainard diera su discurso sobre los libros de contabilidad distribuidos, se preguntó en una audiencia del Congreso de Estados Unidos a la presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, sobre la tecnología. Respondió que “la innovación con estas tecnologías podría ser muy útil y traer beneficios a la sociedad”.

Los grandes bancos que regula la Reserva Federal la han obligado a actuar, pues muchos de ellos están haciendo experimentos con libros de contabilidad distribuidos como medio para liquidar operaciones comerciales, y registrar datos y transacciones. La semana pasada, JPMorgan Chase aseveró que lanzar al público este año su cadena de bloques “para empresas”.

 

Conclusiones

La mayoría de las instituciones financieras y bancos centrales consideran libros de contabilidad distribuidos que se mantendrían en las computadoras de los principales actores del sistema financiero, incluido el banco central y las instituciones financieras de mayor talla.

En los modelos que se encuentran en discusión, cada usuario se comunica con los demás en cuanto se mueve dinero en el sistema, lo que permite que todos actualicen los libros en sus sistemas computacionales de manera simultánea. Así existirían múltiples respaldos en caso de que el banco central sufriera un ataque. En teoría, también permitiría completar operaciones mucho más rápido y sería más fácil detectar acciones delictivas.

distrib-empr

Empresas de Network Marketing y Distribuidores Recomendados

Empresas Distribuidores