Logo UniversoMLM

UniversoMLM

Noticias MLM

Volver

Por qué el mayor error de los "marketeros" es ser "marketeros"

Los

Umlm|A los “marketeros” de nueva hornada les gusta adornar el nombre de su puesto de trabajo con mil y una florituras. Sin embargo, y pese a todo el afán que poner por “disfrazarse”, hay una cosa que no pueden ocultar. Que son consumidores.

No en vano, compran cosas, van de compras, seleccionan (de manera más o menos cuidadosa) los artículos que van a comprar. No importa si los establecimientos que eligen para sus sesiones de “shopping” son tiendas de todo a un euro o selectas y lujosas boutiques.

Los “marketeros” tienen dinero, gastan dinero y, por lo tanto, son consumidores. Con todo, y pese a que lo de ser consumidores está inevitablemente en su ADN como seres humanos que son, a la mayor parte de los “marketeros” se les olvida que son consumidores en el momento más crucial: cuando que hay que crear una campaña de marketing.

Cuando llega este momento, el sentido común del consumidor que habita en las entrañas del “marketero” sale danto un portazo de la sala y entra en escena haciendo ruido como un elefante en una cacharrería la interminable cháchara “marketera” sobre el “público objetivo”.

Quienes se desenvuelven profesionalmente en el universo del marketing están constantemente diseñando el retrato robot de ese “público objetivo”. ¿Y todo para qué? El consumidor que se atisba en ese retrato robot no existe en realidad. Las campañas de marketing y publicidad se diseñan teniendo una mente un consumidor ficticio que poco o nada tiene que ver en realidad con el que de verdad interesa a la marca que está detrás de la campaña, explica Paul Sugget en About.com.

Por eso, y teniendo en cuenta la soberanas tonterías “marketeras” sobre las que se edifican muchas campañas publicitarias, no es de extrañar que el consumidor, el real, escupa directamente a la cara a unas campañas en las que no se reconoce en absoluto.

¿La conclusión? Que el nauseabundo aroma que desprende a veces la publicidad es atribuible en la mayor parte de los casos a un único error, el error más garrafal que puede cometer un “marketero”: el de pensar como un “marketero” y no como un consumidor.

Si los “marketeros” pensaran más consumidores y menos como “marketeros”, la publicidad se desprendería de ese olor a podrido que lamentablemente la acompaña tan a menudo.

 

distrib-empr

Empresas de Network Marketing y Distribuidores Recomendados

Empresas Distribuidores