Logo UniversoMLM

UniversoMLM

Noticias MLM

Volver

El periódico el País publica un reportaje sobre el supuesto fraude de LibertaGia y Rui Salvador

Rui Salvador, CEO de LibertaGia Mondial
 

Umlm|Uno de los principales diarios españoles, el periódico El País, recoge en sus páginas un reportaje sobre el caso de LibertaGia Mondial. El País coloca en el punto de mira al CEO de la empresa Rui Salvador, a quien tilda de "telepredicador" y cataloga la compañía como "estructuras piramidales tipo Ponzi". Además, el periódico expone los casos de algunos afectados por LibertaGia Mondial y hace referencia a la Plataforma de Afectados agrupados y asesorados por el bufete Lemat Abogados, como la revista UniversoMLM anunció meses atrás.

LiberatGia Mondial ha dejado a más de un millón de afectados, por un lado a usuarios que dedicaron su tiempo a realizar tareas diarias para la empresa a cambio del pago de esos servicios y por otro a inversores que compraron paquetes pubicitarios a cambio de la rentabilidad que estos debían aportarle. Este útlimo grupo quizás sea el más afectados, ya que ni siquiera recuperaron el desembolso de su inversión. En las últimas semanas ha sido la empresa proveedora de tarjetas de pago para LibertaGia, ASAP Online PSN Ltd, la que ha saltado a la palestra por un mensaje emitido a los propios usuarios en el que acusa a LibertaGia de ser el responsable de que las tarjetas no llegasen a su destino y no fuesen cargadas con los saldos. ASAP asegura que emprenderá acciones legales contra LIbertaGia.

A continuación, UniversoMLM ofrece a sus lectores íntrego el reportaje del diario El País:

EL PAIS: El portugués Rui Pires se presentaba como un visionario. “¡Quiero acabar con la pobreza!”, proclamaba. No hay constancia de que este antiguo camarero y conductor de autobús haya erradicado la miseria del planeta. Más bien todo lo contrario.

El Juzgado número 5 de Granada investiga si el presunto filántropo ideó un timo que esfumó los ahorros de 1,8 millones de inversores de 26 países. Su empresa se presentaba como una ecuación de éxito denominada LibertaGia que recaudó en menos de dos años 1.079 millones de euros, según la documentación a la que ha tenido acceso EL PAÍS. Su señuelo era una rentabilidad anual de hasta el 350%. El espejismo del dinero fácil se quebró en agosto de 2014, cuando cerró el grifo de los pagos esta compañía definida por la Guardia Civil en un informe como “piramidal”.

Rocío M. confió en LibertaGia los 8.300 euros de su indemnización por despido. Hoy, sufre una crisis de ansiedad. “Ha sido muy duro”, admite esta desempleada de 53 años. Como ella, 250.000 españoles compraron el mensaje de la fortuna exprés de Rui Pires, según la investigación judicial. Nestor Cabrera, un cubano de 51 años residente en Angola, concibió la inversión como una alternativa a la crisis. “Simbolizaba la empresa perfecta”, argumenta este experto en contabilidad. “Me llegué a enamorar [de la compañía]”, añade la jubilada rusa Liubov Yurgens, que confió al sistema 8.300 euros.

Para desgranar el ADN de la presunta estafa hay que desplazarse al Parque de las Naciones de Lisboa. Octubre de 2013. Rui Miguel Pires Salvador, un portugués con dotes de telepredicador, presenta en sociedad a LibertaGia. Un centenar de invitados asisten al acto, donde un abogado reitera la solidez de la empresa. Se anuncia una inversión millonaria para pagar a los ahorradores y la inminente salida a bolsa. La firma se desmarca de las estructuras piramidales tipo Ponzi, como la que levantó hasta 2008 en Wall Street el financiero Bernard Madoff. La sociedad para cobrar a los inversores se constituye un mes antes con un capital de 5.000 euros bajo el nombre de Joiadmirada Unipessoal Lda.

Rui Salvador en un hotel de lujo, posiblemente con inversores para LibertaGia Mondial

España encarna desde la génesis un destino clave en la expansión internacional, según un exdirectivo. El primer viaje de Rui Pires Salvador es a Valencia. El periplo incluye la Ciudad de las Artes y las Ciencias y recauda cinco millones de euros, según la misma fuente. El presunto estafador desembarca después en A Coruña. La firma abre una oficina en la calle Emilio González López de la ciudad gallega a través del empresario hostelero Javier Figueiras. Hoy, este último, que metió a 150 personas, se presenta como una víctima más con cinco millones retenidos en la pirámide.

Figueiras asegura que sospechó de las promesas de dinero fácil tras una reunión celebrada en febrero de 2015 en Lisboa, donde la directora de la compañía LibertaGia Mondial, Cristina Vieira, le confesó que la firma estaba siendo investigada por Interpol. Vieira niega esto último y declina detallar la identidad de los accionistas de su sociedad, que está domiciliada en el número 6 de la calle Cumberland de Nassau, en el antiguo paraíso fiscal de Bahamas. La Guardia Civil, sin embargo, sitúa a Vieira como directora de operaciones y apunta a Bahamas como centro neurálgico de la trama.

EL PAÍS ha intentado sin éxito contactar con Rui Pires. Un exdirectivo de la empresa asegura que el ideólogo de LibertaGia reside con sus tres hijos en un lujoso chalé a las afueras de Lisboa. Esta fuente reconoce que el hombre que presumía de haber inventado la fórmula de la fortuna le confesó que, tras la compañía, se encontraba un grupo de inversores brasileño denominado G12. Se trataría de faraones —inventores de estafas piramidales— que huyeron de Brasil tras el endurecimiento de las leyes en este país por el caso TelexFREE, un fraude planetario que atrapó en 2014 a más de un millón de ahorradores. El propio Rui Pires Salvador perteneció a Bbom, una empresa denunciada por la Fiscalía de Sao Paulo por operar como una pirámide financiera.

La decena de afectados consultados se siente impotente. Los presuntos delincuentes han desaparecido. Nadie descuelga el teléfono en las oficinas lisboetas. Y el paradero de los 1.079 millones de euros es una incógnita. “Vamos a intentar recuperar el dinero”, confía Antonio José García Cabrera, de Lemat Abogados. Más de 500 afectados de España, Colombia, Rusia, Nicaragua, Perú y Chile se han sumado a la acusación particular que ejerce este letrado. Cabrera trabaja para que la Audiencia Nacional investigue la causa. La Guardia Civil reconoce que carece de medios para indagar este alambicado fraude. Entretanto, LibertaGia sigue reclutando hoy a nuevos aspirantes a millonario.

70 euros diarios por ver anuncios durante cinco minutos

LibertaGia ofrecía a sus inversores una rentabilidad anual de hasta el 350% a cambio de ver anuncios en Internet. Una labor de cinco minutos diarios que no requería pericia informática. Y permitía —en teoría— ganar 70 euros diarios a sus socios. Los anunciantes —también en teoría— pagaban a LibertaGia porque con los clicks mejoraba la posición de sus marcas en los buscadores. Y Rui decía que con este dinero retribuía a sus inversores. El sistema se extendió como la pólvora por la red como si de un virus se tratase. La firma se presentaba como una compañía del denominado sector multinivel. Los investigadores, sin embargo, creen que operaba bajo un esquema de pirámide financiera, cuya subsistencia depende de la constante entrada de nuevos miembros. De lo contrario, la arquitectura se desploma. Cuando arreciaron los primeros rumores de estafa, la empresa ofreció a sus inversores cobrar mediante una tarjeta de crédito. La mayoría de los afiliados pagó 53 euros por recibirla pero no pudo sacar el dinero. La deuda pendiente de la firma engorda en 134 millones cada mes, según la documentación que maneja el Juzgado número 5 de Granada.

Fuente: El Pais
distrib-empr

Empresas de Network Marketing y Distribuidores Recomendados

Empresas Distribuidores