© 2019 UniversoMLM

"No hay nada más irritante que ver a tus vecinos hacerse ricos": un reconocido inversor explica la lógica detrás del dogecoin y otras altcoins

0
103
1
no-hay-nada-mas-irritante-que-ver-a-tus-vecinos-hacerse-ricos-un-reconocido-inversor-explica-la-logica-detras-del-dogecoin-y-otras-altcoins-1641604347

El famoso inversor británico Jeremy Grantham, conocido por sus advertencias sobre las burbujas, también especuló de joven.

Ahora comparte cómo esa experiencia le permitió comprender la psicología de los inversores especuladores.

Jeremy Grantham es el tipo de inversor que sabe identificar las burbujas del mercado con los ojos cerrados, pero también sabe que no puede hacer nada para cambiar los comportamientos y actitudes salvajes de los inversores. 

Cuando era joven, especulaba con la bolsa de una manera algo similar a la de los inversores que estos días se lanzan a por el token Dogecoin

"Me limitaba a comprarlas siempre durante unas semanas o un par de meses y esperaba encontrar a alguien dispuesto a pagar más", dijo el cofundador de la gestora de fondos de Boston GMO en una entrevista en mayo de 2021. "Y durante un tiempo, funcionó de forma brillante, hasta que no lo hizo y perdí todo lo que había ganado".

La experiencia de ganar y perder dinero así durante unos años ha dado a Grantham una visión real de la psicología de los inversores especulativos frenéticos. 

"Es muy emocionante. Es casi irresistible", dice. "Como me gusta decir, no hay nada más sumamente irritante que ver a tus vecinos hacerse ricos. Te vuelve loco. Después de un tiempo, hasta Isaac Newton perdió la calma y tiró su dinero a la burbuja de los mares del sur".

La filosofía de Grantham es que invertir en activos burbujeantes no es una cuestión de inteligencia, sino de psicología, que puede ser un poderoso motor de exuberancia irracional.

"He estado allí, he hecho eso, soy comprensivo", ha dicho. "Sé que no hay nada que pueda decir que cambie su actitud".

Pero el ascenso del 3.650% de la criptomoneda Dogecoin este año debería arrojar luz sobre lo mucho que la euforia del mercado se ha alejado de la realidad económica. 

Grantham, que está "encantado" con su Model 3, ha comentado que los inversores podrían confundir fácilmente el "precio loco" de las acciones de Tesla con los hermosos coches que fabrica, pero que el aspecto revelador del entusiasmo de Dogecoin y el frenesí de GameStop es que realmente no hay nada.  

"Realmente puedes ver que esto es solo un juego a corto plazo", añade. "La gente se está divirtiendo, y al final lo perderán todo. Y lo siento por ellos porque estoy seguro de que no pueden permitirse perderlo todo".

Dónde pueden los inversores hacerse con activos baratos 

Para los inversores que pueden controlar sus impulsos a corto plazo, Grantham explica que todavía hay áreas en las que los activos baratos pueden generar rendimientos sostenibles a largo plazo. 

"Si estás dispuesto a guardar tu dinero durante 10 a 20 años, que es el otro extremo del espectro de Dogecoin, que es un día, una hora, una semana", sostiene, "sí, hay algunos lugares donde parece muy probable que te vaya bien y ganes una cantidad decente de dinero".

En su opinión, esa área es la de los mercados emergentes, que, en su conjunto, está "tan barata en relación con el S&P como nunca lo ha estado", valora. GMO, que es conocido por sus previsiones a siete años de las principales clases de activos, también ha pronosticado recientemente que el valor emergente está preparado para superar a las acciones estadounidenses en más de 11 puntos porcentuales al año durante los próximos siete años.

GMO.

"Entre esos países están China, Brasil, Rusia...", comenta. "Representan casi la certeza de un mayor crecimiento del PIB en un plazo de 10 o 20 años, y empiezan más baratos, lo cual es una buena combinación".

Grantham dice que en 2008, las acciones de los mercados emergentes tenían una relación precio-beneficio más alta que el S&P. Ahora esa zona se ha desplazado a la mitad o menos de la mitad del precio de entonces, que es el más barato que ha tenido nunca.

"Creo que no es algo malo, y es muy probable que acabes con bastante más dinero en 10 años si compras eso", argumenta. "Y si, además, evitas las acciones de crecimiento, que han tenido una racha increíble a nivel mundial durante unos años, te irá aún mejor".

Tendremos un problema de inflación

Los valores de crecimiento han superado a los de valor durante más de una década porque el entorno de tipos de interés más bajos ha potenciado los valores de crecimiento, de los que se espera que generen más beneficios en un futuro lejano.

Sin embargo, a medida que la rotación hacia los valores y las acciones cíclicas avanza, Grantham afirma que "tendremos un problema inflacionario" ahora más que en cualquier otro momento de los últimos 15 a 20 años, debido a los enormes estímulos fiscales, la escasez de la cadena de suministros y el aumento de los precios de las materias primas. Y justo en ese momento, el índice de precios al consumo se disparó en diciembre a su mayor tasa interanual (6,8%) desde 1982.

"Tenemos todas estas pequeñas dislocaciones aquí, allá y en todas partes, que están resultando ser incluso más inflacionistas de lo que podríamos haber adivinado", señala.

"Porque cuando no se puede fabricar un coche por falta de una pequeña pieza, no importa pagar dos o tres veces más por esa pequeña pieza", apunta. "Estas cosas resuenan en los sistemas, desde las astillas de precio muy elevado hasta la madera".

Además, explica que el cuello de botella de los suministros desembocará en una "inflación garantizada a corto plazo" y a probables problemas a largo plazo, que podrían verse agravados por el problema de la escasez de mano de obra.

"Posiblemente, el 5% de nuestra mano de obra haya desaparecido temporalmente", sentencia.

"Las empresas están publicando anuncios para buscar trabajadores y, por primera vez en sus 30 años de existencia, no obtienen respuesta", explica sobre la escasez de trabajadores para ciertos puestos en Estados Unidos. "Y ya sabemos cómo se afronta eso cuando se está desesperado: hay que pagar más".

En este contexto, también está la cuestión a más largo plazo de la disminución de las tasas de crecimiento de la mano de obra en el mundo desarrollado y en China, cuya población está creciendo a su ritmo más lento en décadas. Todas estas fuerzas apuntan a un cambio de un periodo deflacionario de 20 años a un entorno inflacionario en el que los precios de los activos podrían bajar. 

Grantham, siempre iconoclasta e inconformista, cree que el descenso de los precios de los activos es saludable a largo plazo y bueno para la economía.

Su teoría es que los altos precios de los activos han permitido a los inversores componer su riqueza a un ritmo menor, por lo que ahora los jubilados, que no están acumulando, tienen que vender sus casas o activos a precios mucho más altos. Como resultado, a las personas que no tienen casas o acciones se les pide que pongan el doble de dinero o más para comprar la mitad de la casa o la cartera que antes.

"Esta no es una propuesta atractiva para los jóvenes, y no es una propuesta atractiva para la sociedad", valorado.

"Así que prosperaremos a largo plazo mucho mejor de forma constante si tenemos precios de activos más bajos y rendimientos decentes", sentencia. "Eso es obvio, pero en una burbuja se olvidan esas simples verdades".

¿Qué te ha parecido el artículo?

Me gustalike
1
Me encantalove
Me diviertehaha
Me asombrawow
Me entristecesad
Me enojaangry

0 Comentario

Síguenos en las Redes Sociales

También podría interesarte